Category: Eventos empresariales y sociales

Pongamos a volar nuestra imaginación.

Imaginemos que ya somos mayores de edad. Ya es hora de trabajar; así que empezamos a buscar un empleo “el que sea”  con tal de ser productivo y conseguir dinero suficiente para pagar nuestra existencia en esta bacanería de vividero.

Es ahí cuando me engancho con una empresa para realizar una tarea determinada, por la cual recibiré un dinero suficiente para comprar lo que me gusta, aportar en casa y… bueno allá tú con el resto.

Hasta ahí toda va muy bien; salvo que he cambiado la cantaleta de mi madre, por las indirectas y presiones del jefe, que ni es el dueño de la empresa. Sólo otro empleado, que gana un poco más que yo. Si llego tarde, problema; si converso, problema; si salgo 20 minutos antes del horario, problema (así ya haya terminado las tareas), hay que trabajar horas extras, entonces debo llamar para cancelar el compromiso del fin de semana y como si fuera poco me programaron un remplazo el domingo, claro que no es obligatorio, sólo que si tienen que llamar a otra persona, seguro lo haga tan bien que terminarán dándole mi puesto de trabajo, por lo cual estoy en amenaza de ser un desempleado más. Jaque mate.

Así se repite el circuito unos cuantos años más, hasta que no tengo que parar y decides separarte de la empresa y montar un negocio propio.

Ahora tengo mi propio negocio, soy verdaderamente exitoso. Estoy contratando empleados para lograr cumplir con todos mis compromisos. Ahora estoy en posición de controlar.

La pregunta es

  • ¿Lo haré pensando en el dinero que me ganaré?
  • ¿Lo haré enfocado al servicio que prestaré buscando permanencia sostenible en el tiempo haciendo un verdadero aporte a la comunidad (clientes y usuarios)?
  • Si mi respuesta fuera la # 1 ¡Eureka! ya no tengo que hacer mucho, sólo administrar números y ya está.
  • Pero… si mi respuesta fuera la # 2, tendré que prepararme porque me esperan horas de trabajo diseñando estrategias para ser cada vez mejor, pero me tranquilizo, porque en realidad he elegido la opción correcta, sólo debo tener en cuanta algunos aspectos con los que no sólo administraré números, también administraré emociones, lo que convertirá a mi empresa un lugar creador de experiencias tanto para mis empleados, que ahora son mis aliados y trabajamos por el mismo objetivo

Esto lo lograré con estos 5 tips enfocados a la gestión de la felicidad en el puesto de trabajo

Con esto busco:

Generar una actitud propositiva

Estimular la productividad a partir de la responsabilidad

Estimular motivaciones positivas

Promover la productividad por reciprocidad

Producir fidelización basado en el agradecimeinto

Aquí les dejo este diseño gráfico que se puede compartir con otros emprendedores

MAGÁNDERSON

Anderson Restrepo Arango

 

¿Alguna vez has asentido que las cosas no van bien?

¿Alguna vez te has comparado con amigos, colegas o familiares y has notado que ellos han progresado más que tú?

Seguro algún día por pereza no te has vestido de la forma que te gusta, o peinado de la manera en que sientes mayor conexión contigo mismo o contigo misma y de seguro, por alguna casualidad de la vida, ese día te visitaron los clientes más importantes, te topaste con un amor platónico o, te sonó el teléfono y era tu jefe diciendo, “Necesito que se vaya urgente para la reunión del banco y me cubra. A mí se me presentó un problema y no puedo asistir. De paso, hable con el gerente la empresa nueva e invítelo a almorzar que yo le repongo luego el dinero ¡Oh! ¿Y ahora quién podrá defenderme?

Lamentablemente el Chapulín Colorado es un personaje ficcionado y como si fuera poco su creador ha muerto. ¡Lo siento!

En verdad, todo lo anterior sucede. En ocasiones nos comportamos como víctimas y le permitimos al destino actuar sobre nosotros con libre albedrío. El no reconoce si tú eres hombre o mujer, si eres académico o analfabeta, pobre o rico; Él, como los algoritmos de internet, solo cumple una función aleatoria en busca de un resultado sin importar que sea bueno o malo, Como interpretemos tal resultado, dependerá únicamente de nosotros, mejor dicho… de nuestra actitud.

A lo que me refiero sin dar más vueltas, porque creo que nos estamos aburriendo ya con el tema, somos los únicos responsables de lo que llegue a nosotros, porque aunque la ley de la atracción, o El Secreto como lo conocen muchos, está muy cuestionado; en realidad, nuestro comportamiento atrae consecuencias que pueden ser muy positivas o muy negativas, pero eso, mis queridos amigos es una decisión de cada uno e individual

Los magos hacemos aparecer y desaparecer cosas, transformamos una cosa en otra completamente diferente, manipulamos la interpretación, pero solo el espectador domina su capacidad de asombro.

Ya para resumir y terminar, #LaMagiaDeLaActitud  manipula nuestra capacidad de interpretación, pero sólo nuestro público interno, la capacidad de asombro y su intensidad depende únicamente de nuestro ser más íntimo e interior, dicho de otra forma: “#Si yo cambio, todo cambia”

¿Tú quieres cambiar?

 

MAGÁNDERSON

Anderson Restrepo Arango

¡Vamos a ver!

Te quieres casar y deseas que tu fiesta sea completamente diferente a todas las fiestas de matrimonios a las que has asistido.

¿He comprendido bien?

De acuerdo.

Que te parece si te cuento que en países como Argentina,Chile, Perú y Brasil por ejemplo, una de las cosas que más suelen hacer a la hora de las fiestas de matrimonio, es contratar magos. Sí, como lo oyes… ¡Un mago!

¿Te imaginas a un mago en tu fiesta de bodas, haciendo magia de mesa en mesa para tus invitados? ¿Te imaginas que un mago aparezca un regalo sorpresa de manera aleatoria entre uno de tus invitados? ¿Crees que estarías dispuesto a ser uno de los primeros en nuestro país en romper con los protocolos ceremoniales de la recepción  y antes de que la orquesta se monte a la tarima o, que la miniteka le dé candela a sus equipos con la mejor hora loca que hayas podido contratar, aparezca un mago y… zaz. Magia… sonrisas para todo el mundo.

Mejor no te lo cuento yo, mejor te dejo el vídeo de un mago chileno haciendo magia de mesa en mesa, para que tomes tu propia decisión; el mago que viene a continuación está en Argentina y lo podemos traer para tu fiesta, o si el presupuesto está limitado, contratas a Magánderson para que nos divirtamos en grande.

Atte; 

MAGÁNDERSON

 

Hoy es muy común ver como los empresarios contratan a los a grupos o compañías de teatro, danza, circo, magos, músicos, saltimbanquis o cualesquiera manifestaciones artísticas para que cuenten algo importante que deben comprender sus empleados, clientes, aliados, etc.

Hasta hace unos años, era muy común escuchar a los grandes y más importantes radicales del teatro, decir: no puedo venderle mi arte a los empresarios, porque me siento como prostituta dejándome manosear de alguien que ni siquiera tiene el mínimo afecto, ni por mí, ni por mi arte.

Esta postura a mi juicio, no es para nada reprochable porque todos tenemos derecho a manifestar nuestro punto de vista y amar de tal forma lo que hacemos hasta el punto de protegerlo con nuestra propia vida. Hasta ahí, tenemos a un artista radical.  Este tipo de artistas tienen su propia estética y poética, y usan el arte para denunciar, provocar, punzar, dislocar, desencajar o sensibilizar. Algunos son amados por su público y gozan de un permanente aforo lleno y taquillas a rebosar; otros (no estoy seguro si la mayoría) padecen la ausencia de públicos y, sus funciones parecen una especie de ensayo con público al que sólo asisten estudiantes para validar lo aprendido en clase. Como decía al principio, no es de criticar,  por el contrario es de Valorar.

Por el otro lado, lo tiempos actuales y dinámicas comerciales han llevado a los artistas a poner en práctica su conocimiento artístico y escénico para ofrecer posibilidades a empresarios en diferentes sectores económicos para comunicar; han convertido su aprendizaje en un medio más que algo meramente político, en algo absolutamente social.

Las técnicas vocales, corporales, respiratorias, dramatúrgicas y poéticas, amasadas por los duros del arte, hoy están en dos vías paralelas: una para socializar ideas, conceptos, formalismos y tecnicismos de uso casi obligatorios en el diario hacer de empresarios, empleados aliados y clientes y que como toda hacer profesional, las artes pueden y deben intervenir porque son excelentes herramientas comunicacionales, mientras que la otra vía, es ese encuentro intimo entre el artista y su sentir, que lo comparte con sus seguidores y deja notar toda su sensibilidad, remueve las emociones más profundas de su público y deja una incógnita en su discurso sin entrar en calificativos o señalamientos, es ese pre-lúdico momento, cuyo fin es el de permitirle a su interlocutor una amplia interpretación metafórica de quienes asisten a sus obras.

Dicho así podríamos, y me encantaría que estuviéramos de acuerdo es esto, decir que el arte puede ser en su estado más puro un estilo literario para expresar un sentir, una emoción, pero que su técnica, puede ser usada como herramienta literaria que le ayuda a las grandes maquinarias económicas a dinamizar su entorno y puede convertirse en un modo de financiación para poder vivir del amor al arte.

Hace poco conversaba con una persona que quería organizar un evento en su empresa con el que pretendía matar dos pájaros de un sólo tiro, por un lado, quería celebrar el cumpleaños de los hijos de sus empleados y, por el otro lado, dejar un mensaje de empoderamiento hacia la empresa, que no fuera una conferencia, ni un rato con recreacionistas; que todos se divirtieran en grande, aprendieran y valoraran el divertido momento.

Para mi fue perfecto este instante, porque es justo lo que tengo montado. La Magia de la Actitud. No sólo es conferencia, no sólo es espectáculo, no sólo es recreación… Es un momento de diversión para toda la familia, empleados, amigos, equipo administrativo y comercial de la empresa en el que la magia, la ventriloquia, y el humor hacen su mejor aporte.

La Magia De La Actitud, es un Espectáculo-Conferencia con la que promuevo un espacio para mejorar el entorno en el que nos relacionamos y convivimos, tanto en el ámbito familiar, como en el laboral y social. Es una experiencia inolvidable, divertida, y muy didáctica, diseñada para gestionar momentos de felicidad.